Francisco Molina Sánchez

Úbeda, Jaén, 1932
† Madrid, 2019

Licenciado en Derecho, en 1954, por la Universidad Complutense de Madrid. La abogacía fue la profesión que desempeñó hasta su jubilación en 2002; aunque su verdadera vocación era la filosofía y la literatura. Solía decir: «–Yo, en el fondo, soy un actor que, con lo que he aprendido en la facultad de Derecho, desempeño el papel de abogado».
Fue un estudiante brillante y despierto, dotado de una inteligencia y una memoria excepcionales, siempre ágil para cazar al vuelo las incongruencias en las que pudieran incurrir sus profesores y para ponerlos en aprietos con sus preguntas.
Lo primero que escribe, en su época de estudiante, fueron artículos que firmaba con el pseudónimo de Tobías Larraz. En la década de 1960 descubrimos sus primeros poemas, como el titulado Opositor; la mayor parte de su obra poética data de la década de 1980, época en la que muchos días, cuando volvía de su trabajo, le decía a su esposa:
«–Te he traído versos», y le recitaba lo que se le había ocurrido yendo en el Metro.

Publicaciones

Versos escondidos Francisco Molina